UN CUENTO PARA DORMIR




Por Mila Oya



Érase que se era,
en el fondo del mar,
un niño recién llegado
que no dejaba de llorar.

-Es a causa de tus temores
que no puedes descansar,
pues ignoras que los sueños
se pueden y deben controlar.

Llegó desde la superficie
para a la vaca consultar,
pues tiene tantas pesadillas
que ya no se atreve a soñar.

Tu me mandas las imágenes
que yo tengo que ordenar.
Si construyo pesadillas
es por tu error al enviar.

-¿Qué tengo, vaca submarina?
¿Porqué no puedo soñar
con cosas dulces y divertidas
y no hago más que llorar?

Selecciona bien las imágenes.
Olvida las más horrorosas
y si se te cuela un ogro,
al menos vístelo de rosa.




VOLVER A LA GALERÍA DE ARMAS



GUIONES DE TEATRO DE MILA OYA


Página de Mila Oya


Mila Oya©